jueves, 18 de abril de 2013

Tarta de queso con frambuesas y moras. Momentos preciados



 Para escuchar mientras lees: No Freedom (Dido)



Even when you don’t see me 
Even when you don’t hear 


I’ll be flying low below the sun 
And you’ll feel it all out here 

(Dido)


Incluso cuando no me veas
Incluso cuando no me escuches
Estaré volando bajo, por debajo del sol
Y tú lo sentirás todo desde ahí


La vida no siempre te obsequia con lo que crees que mereces. A mi me lo ha ido demostrando con diversos toques de atención. El futuro no será como imaginas y el camino, en la mayoría de las ocasiones, tiene más espinas de las que llegaste a suponer.

Sabéis que en el mes de septiembre la gran "querida estabilidad" (mala en mi caso pero estable) se despidió de mi. Soltó mi mano y sentí como decía: Ahí te las apañes!!!

Las  desaparecidas rutinas diarias se convirtieron en miedos. Los miedos en lágrimas. Y las lágrimas golpearon tanto el suelo que se cansaron de salir. El tiempo fue colmándose de sensaciones que hasta ese momento habían estado camufladas. Tomé decisiones que harían transformar lo que se había considerado siempre "mi profesión".

Emprendí nuevos caminos. 

Ahora tengo nuevas rutinas, pero éstas tienen un ingrediente estrella: ILUSIÓN

Sé que no será fácil, pero tengo claro que cuando realizas algo que realmente satisface tu tiempo empleado, no te estás equivocando de camino. 

Por eso quiero deciros que sé que muchos de los que me leéis estáis en mi misma situación, incluso peor. Sé como lo podéis estar pasando, imagino vuestros miedos, vuestras fobias. 

La vida se compone en la mayor parte de esos pequeños instantes diarios. No quiero convencer a nadie que VIVIR es maravilloso aunque yo lo crea así. 
Solo quiero trasmitiros un apoyo, una ventana en mi día a día. Una sonrisa y un tranquilo y sincero : LO VAS A CONSEGUIR! Ok?

Mi estado "laboral" actual, me obliga permite estar más tiempo conmigo misma. Me consiente disfrutar de esos instantes de soledad que todos y cada uno de nosotros debemos pasar para mantener el nivel de la balanza. Y eso me hace un poquito más feliz (nunca dije que fuera lo contrario)




Mis momentos preciados en soledad:

Sacar los pies del edredón.
Tocar el otro extremo de la cama que se queda vacío tan temprano.
El olor del café recién hecho.
 Preparar unas ricas tostadas para untarlas de tomate y aceite. Un manjar.
Regar mis plantas.
 Escribir en mi cuaderno de notas nuevo. Es taaaan bonito!
Salir a dar una vuelta por mi pequeño pueblo.

Tan sencillo y tan rico como la receta que os traigo para hacer este fin de semana.

Una sonrisa amigos (por ahora es gratis)

Fuente de la receta: Mis delicias al horno


  • 150 gr galletas digestive
  • 75 gr mantequilla derretida
  • 500 gr queso untar 
  • 1 1/2 cucharadas de harina de trigo
  • 130 azúcar extrafino (ellos pones 150)
  • 1 cucharadita de café de extracto de vainilla
  • 2 huevos
  • 125 ml nata agria
  • 50 gr moras
  • 2 cucharadas de mermelada de frutos rojos
  • 2 cucharadas de agua
  • 150 gr de frambuesas para decorar
  • Molde alto de unos 18 cm de diámetro aprox. (no obligatorio)
Ingrediente secreto: Compartir lo que siento me acerca a ti.
  1. Precalentamos el horno a 180º.
  2. En una trituradora o batidora molemos las galletas o bien las metemos en una bolsa bien cerrada y golpeamos con el rodillo hasta convertirlo en migas.
  3. En un bol lo mezclamos con la mantequilla derretida.
  4. Metemos la mezcla en el molde, presionando  bien y metemos al horno durante 5 minutos.
  5. Dejamos enfriar.
  6. Mientras en un bol con una batidora mezclamos el queso, la harina el azúcar, los huevos, el extracto de vainilla y la nata.
  7. Cuando la mezcla sea homogénea añadimos las moras y mezclamos con una espátula con cuidado.
  8. Vertemos la mezcla sobre el molde de la basa de galletas.
  9. Lo ponemos sobre una bandeja del horno y dejamos a 180º 35 minutos.
  10. Debe ser firme por los bordes pero ligeramente elástica por dentro. (Ojito!! con la cocción que es lo más importante de este tipo de tarta)
  11. Cuando veamos que está en su punto, apagamos el horno lo abrimos y dejamos la tarta dentro reposando durante 15 minutos.
  12. Retiramos del horno y dejamos enfriar en la nevera. Si podéis resistir...toda la noche please!
  13. Desmoldamos.
  14. En un cazo a fuego muy bajo echamos la mermelada y las dos cucharadas de agua. Mezclamos durante un minuto.
  15. Pintamos la parte superior de la tarta con esta mezcla y colocamos las frambuesas por encima. Si sobra mermelada podéis rociara  las frambuesas por encima.


Notas: 
  1. Podéis usar queso descremado con o sin nata agria. Operación bikini!!
  2. Si no os gustan las moras o frambuesas se puede cambiar por grosellas, fresas para decorar o arándanos.

13 comentarios :

  1. Una entrada emotiva María, valiente y esperanzadora para todos aquellos que han pasado momentos parecidos a los tuyos, me ha encantado leer estas líneas así que permíteme hacerlas mías también y animar a todos aquellos que se puedan ver reflejados en ellas que sigan tu consejo, que insuflen ILUSION a la vida. No es la panacea, pero ayuda. Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entre todos conseguiremos que la ilusión de un giro a la vida. Gracias Jose por tu cariñoso comentario.

      Eliminar
  2. Anda, que con la emoción no te he comentao la tarta...jajaja. Pues magnífica, no puedo decir otra cosa. Anda, otro besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajaja me parto!! No pasa nada, aquí aunque entres sólo a saludar se agradece!

      Eliminar
  3. Muy bonitas tus palabras Mari, la ilusión es uno de los motores más grandes de la vida, es esa energía que nos motiva cada día al levantarnos, y de la tarta pues dejame decirte que veo las fotos y se me hace agua la boca !!!. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyy Marlene si lo hubieses podido probar mueres !!!!

      Eliminar
  4. Una ricura de tarta, tiene que estar DLICIOSA!! y tus palabras me han hecho poner los pelos de punta, es verdad, no hay que perder la ilusión, aunque haya momentos que parece que no ves el final del túnel.
    Besitos

    ResponderEliminar
  5. María, perdona si me encuentras un poco descolocada, pero no tenía ni idea de que estabas pasando por una situación difícil, o muy difícil, como me lo ha parecido a mi, o al menos, así he interpretado tus palabras.
    Hoy nos has deleitado con un post muy conmovedor.
    También hay sitio para estas cosas.
    No siempre van a ser bonitas palabras y recetas fantásticas.
    También es emocionante compartir todas estas cosas, y desde luego he de felicitarte por esos momentos preciados, que en muchos me he identificado contigo, y que has sabido plasmarlos con sabiduría y belleza.
    Desde aquí mi más sincero ánimo y sobren todo felicitarte también por esta tarta tan extraordinaria de queso. Que para más inri lleva moras y frambuesas que son mis frutos rojos preferidos.
    Un beso, maría.

    ResponderEliminar
  6. Titanii cuánto tiempo! Gracias al tiempo que ha pasado la situación se me ha hecho más llevadera. A veces no encuentras salida en el tema laboral, pero tengo ilusión y motivos importantes para salir a flote. No te preocupes, como dice mi madre "no hay mal que cien años dure" Yo intento sonreír tooooodos los días (que siempre hay motivo) Lo consigo dos de tres...algo es algo no?? :)
    gracias por tus palabras y a seguir disfrutando de nuestros momentos preciados sin o con compañía!

    ResponderEliminar
  7. Hola María.

    Una entrada llena de sentimiento y de ánimo para todos, que son muchos, los que lo están pasando mal, y que todos nos podemos ver en esa misma situación o en otras peores, pero afortunadamente la vida nos regala momentos alegres que nos hacen seguir adelante. Y desde luego con esta tarta has conseguido que disfrutemos viendo estas maravillosas fotos e imaginándonos lo riquísima que debe estar, menuda pinta tiene. Te quedó espectacular.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Me han encantando tus momentos de soledad. Todos tenemos esos pequeños momentos en que nos gusta disfrutar de nuestro soledad, a mi me encanta.
    Las pequeñas cosas de la vida ha veces son las mas placenteras, como dormir 5 minutos sola en la cama, tomarse el 1º cafe sin que nadie te moleste o simplemente leer un libro sin ningún tipo de ruido a tu alrededor. Creo que todo esto es una pequeña parte de la felicidad.
    Por cierto, la tarta de queso te ha quedado espectacular a la vez que apetecible.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Gracias María, a veces es necesario oír o leer cosas como las que tu has escrito para hacernos ver la realidad y lo que verdaderamente importa. Tienes algo muy bonito e importante...¡La Ilusión!, yo ahora mismo intento buscarla, intento salir del bucle en el que estoy metida, pero poco a poco y con el calor de la primavera espero conseguirlo.... A pesar de todo tenemos tanto que agradecer y tanto de lo que disfrutar, es una pena como a veces nos dejamos llevar por los pensamientos negativos y sólo vemos lo peor...
    Gracias por tus palabras de ánimo, me las llevo, y te las devuelvo hacia ti, tienes la actitud acertada, ya verás como todo se va colocando en su sitio....
    Un besazo y gracias por una tarta magnífica para acompañar estas palabras...

    ResponderEliminar

Después de haberte echado la charla...no te apetece hacer lo mismo?
No dudes en decir lo que se te pase por la cabeza.
Aquí estaré!

Dedicado a mi madre y a mi abuela, por todo lo que me han dado y enseñado. Dedicado a mi Gordito por apoyarme en todo con lo que me ilusiono y ser tan agradecido con cada receta que hago. Os quiero

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails
Blogging tips