lunes, 7 de abril de 2014

Medallones de solomillo al whisky y un nuevo color!

solomillos al whisky cocinandoespero


Para escuchar mientras cocinas:

Nunca me gustó el mundo en rosa. No fui una niña vestida de ese pasteloso color. Cuando llegó mi adolescencia no presumía de larga melena ni de mechas finas, más bien me gustaba rapado y de diversos colores según la época... incluso el azul!
No me gustaba la excesiva feminidad porque parecía, a veces, sinónimo de debilidad, tontuna y parsimonia.
Pero lo que sí tenía claro era que, si algún día era madre, me encantaría tener una niña.

Mi madre siempre ha dicho que ella se decantaba por el sexo femenino aunque en casa escasease. Tuvo dos niños y a esta "chicota" que escribe. 
Mi hermano mayor ha tenido dos lindas niñas y siempre deseó que lo fueran. 
Mi PocaCosa anhelaba poder disfrutar de melenas con gomitas rosas y cuentos de princesas.
Mi abuela, esperaba que el nombre terminase en -A porque así, según ella, ni yo ni ella estaríamos solas.

En fin...lo más importante y lo que siempre en mi familia, como en todas, se desea es que venga bien, pero si nos preguntaban preferencias,  no podíamos y no queríamos negar que el sexo femenino nos PIRRA!

Y como casi siempre lo que suelo desear no se cumple, pensé que en este caso también sería así...

Hubiera tenido el mismo nombre simplemente uno terminaría en A y el otro en O.
Hubiera recibido el mismo amor.
Hubiese estrenado los mismos bodies que sus papis compraron de tono neutro para sus primeros días.

Si....hubiera sido todo igual tanto si fuese niño o niña.

Pero mi bizcochito ha decidido que la habitación sea coral, que esté deseando comprar zapatos rojos, y que mi vida tenga un toque más femenino.

Mi bizcochito se llamará Alejandra!!! 

Hubiera sido igual de feliz, pero no puedo negar que estoy a tres palmos del suelo con la noticia.

El color rosa me ha abducido!


solomillos al whisky- cocinando esperoPero... ¿Esto qué es? Estarán muchos pensando... Un blog de recetas o de mamis primerizas!???

Pues una cosa no puede ir separada de la otra, y más cuando el blog es casi un diario personal de aventuras, desventuras, sentimientos y opiniones de la que cocina.

Por tanto permitidme, a quien no disfrute con este tipo de cosas le pido disculpas, seguir en esta línea cuando tenga algo especial que contar. La felicidad no se debe ni se puede ocultar!

Vamos a por la receta o qué??

Hay platos sencillos a los que se les puede sacar un excelente partido en reuniones, fiestas e incluso para llevar en el tupper para la oficina.
Este es uno de ellos. Creo que por la sencillez merece la pena tener la receta a buen recaudo para esa comida con amigos que tienes planeada en tu casa. 

Venga toma nota!


4 personas

  • 2 solomillos de unos 700gr aprox. cada uno
  • 6 dientes de ajo
  • 1 cebolla grande
  • Zumo de 1/2 limón
  • 125 ml whisky (si tenéis uno bueno mejor)
  • Aceite, sal, pimienta y perejil
  • Agua 150 ml
  • 1 pastilla caldo de pollo
  • Patatas guarnición de bote cocidas
Ingrediente secreto: Da igual el color, simplemente disfruta!

  1. Desgrasamos los solomillos por si tuviesen alguna fina capa de grasa.
  2. Cortamos en medallones de aproximadamente 1.5cm. Salpimentamos.
  3. Doramos vuelta y vuelta los medallones, teniendo en cuenta que en el último momento darán un hervor con la salsa, por tanto no debemos hacerlos en exceso. Reservamos.
  4. Picamos finamente la cebolla y a los ajos sin pelar los golpeamos.
  5. Pochamos ajo y cebolla.
  6. Añadimos el limón y el whisky. Reducir o flambear... lo que os guste más.
  7. Añadimos los jugos del solomillo, el agua y la pastilla de caldo.
  8. Dejamos cocer hasta que ligue la salsa y reduzca.
  9. Mientras salpimentamos las patatas y en una sartén con una gota de aceite les damos varias vueltas durante 5/10 minutos. Espolvoreamos perejil
  10. Echamos la carne en la salsa , dejamos unos 3-5 minutos
  11. Emplatamos con las patatas y servimos inmediatamente.
  12. Disfrutad!!






lunes, 24 de marzo de 2014

Bolas de bacalao y la vuelta de una persona afortunada.


albóndigas de bacalao. Cocinando espero. Maria Ramos





That i am
I am

I am

The luckiest

Ufff... Cúanto tiempo sin pasar por mi cocina. Cuánto tiempo sin hablar y sin plasmar mis sentimientos en este pequeño diario de recetas.

Habrá personas que no hayan notado esta ausencia, lo cual, es lo más lógico y normal, pero para los que han tenido una pequeña curiosidad he de decir que hoy vuelve al blog una persona AFORTUNADA.

El título de mi blog, elegido hace más de cuatro años, tenía un gran significado en mi vida. Cocinando espero... ¿Qué esperaba? Esperaba a mi "Pocacosa" en casa a altas horas de la noche hasta que las cosas cambiaron y pudimos disfrutar más de nuestro pequeño tiempo en común. Esperaba un motivo, una señal o quizá un empujón para comenzar a hacer lo que realmente me llenaba, y fue así como comenzó www.mariaramosortiz.com . Pero durante estos cuatro años he esperado y deseado poder decir que en mi interior ya laten dos corazones: el mío y el que concentra el gran amor de dos personas: nuestro futuro bebé!.

Pues bien, ese ha sido principalmente el motivo de este tiempo de silencio. Durante los tres primeros meses me tenía que poner una mascarilla para cocinar!!! No he soportado ciertos olores hasta hace bien poco y mi cuerpo se convirtió en antojadizo, todo lo que no fuese de su agrado iba fuera!! 

Ahora ya puedo disfrutar de este maravilloso estado y sobre todo de la comida! Ufff menos mal!

Y por fin puedo callar la boquita de Pocacosa, que ha estado insistiendo durante todo este tiempo en que volviera a publicar. Si...cuando quiere es muyyyyy cansino! (estarás contento no??)

Vuelvo a la carga con una receta para estos días de Pascua que viene directamente de...


Lisboa. Cocinando espero. Maria Ramos Ortiz





  • 200gr bacalao desalado
  • 200 gr patatas
  • 1/2 cebolla
  • 1 huevo
  • 50 ml vino oporto 
  • 1 cucharadita de perejil fresco picado
  • Sal, pimienta y nuez moscada.

Ingrediente secreto: Paciencia, no todo lo que se espera al final llega, por eso hay que disfrutar el transcurso del tiempo presente. :)


  1. Hervimos las patatas con la piel en agua salada hasta que al pincharlas estén blandas.
  2. Las pelamos y en un bol con un tenedor las machacamos hasta obtener una consistencia parecida al puré.
  3. Desmigamos el bacalao y picamos la cebolla. Mezclamos todo bien con la patata y le añadimos el vino, el perejil y una pizca de nuez moscada.
  4. Agregamos el huevo entero y movemos hasta lograr una pasta homogénea.
  5. Moldear las bolas con ayuda de dos cucharas o con las manos. Enharinar y freir en abundante aceite de oliva caliente hasta que se doren.



    albóndigas de bacalao. Cocinando espero. Maria Ramos

    viernes, 20 de diciembre de 2013

    Último #viernesdulce de Diciembre. Mantecados y preciosos recuerdos.


    Para escuchar mientras cocinas.



    Quedan exactamente 4 noches para la Nochebuena.
    Nunca he hablado abiertamente de cómo son mis Navidades. Hoy con esta música de fondo he decidido hacerlo.
    Para mi las Navidades, desde mi tierna infancia, han ocupado momentos que han sido grabados en mi memoria para siempre.
    En casa los Reyes venían el 24 de diciembre por la noche o como mucho el 25 por la mañana. Según mis padres y mis abuelos este suceso pasaba sólo en mi casa, en las demás llegaban la noche del 5 de Enero.
    No había duda, eran los Reyes Magos. Nadie se planteaba nada, simplemente creíamos.
    Hojas del laurel de nuestro patio aparecían por las escaleras de la casa de mi abuela, olia raro y todo indicaba que por allí habían pasado los camellos. ¡Cuidado! A ver si, al abrir la puerta de la Tita, vais a encontraros con algún Rey dejando el regalo. Nervios, risas tontas, tres hermanos, uno tras otro abriendo la puerta despacio y entreviendo en la oscuridad las siluetas de los paquetes que los Reyes nos habían dejado.

    Crecemos y a veces parece que esa ilusión por motivos varios como pérdidas, discusiones, separaciones...pierde intensidad y pierde su emoción. Nunca he estado dispuesta a no disfrutar de esto aunque, recordar a mi abuelo me haga llorar por fuera y por dentro, aunque los deseos no se cumplan año tras año, aunque tenga que repartirme las noches y no poder unir a todos mis seres queridos en una sola mesa y aunque el tiempo me vaya quitando a las personas más importantes de mi vida. Aún así, siempre tendré una razón para poder disfrutar de estas fechas.

    Y como quiero disfrutar al máximo del poco tiempo libre que en estos días voy a tener, he decidido marcharme de vacaciones. He decidido terminar aquí mis entradas del mes de Diciembre porque quiero:

    - Ver a mi sobrina bailar en el colegio (aunque me ponga a hacer pucheros)
    - Disfrutar de mi abuela y de toda mi familia.
    - Pasear por las calles de Madrid y escabullirme entre la multitud
    - Disfrutar de esa noche de amigas que tenemos preparada 
    - Ir de compras Navideñas con mi gran amiga...estoy salivando de placer!
    - Cocinar para los míos
    - Respirar hondo
    - Dar la mano a mi PocaCosa mientras tomo un año más gajos de  mandarinas (en sustitución de uvas) 
    - Y entrar en el 2014 con la  ilusión y esperanza de vivir nuevas experiencias que me hagan crecer (aunque sea a lo ancho!!)

    Gracias a todos por este año bloguero maravilloso! Gracias por estar un año más leyendo este diario de sentimientos. 

    FELIZ NAVIDAD!

    FELIZ ENTRADA Y SALIDA DE AÑO!





    • 300 gramos de harina de fuerza
    • 140 gramos de azúcar glasé 
    • 140 gramos de manteca de cerdo Ibérica
    • Ralladura de 1 limón (para la mitad de la masa)
    • 1 cucharada de canela (para la otra mitad de la masa)
    • Huevo batido para pintar


    Ingrediente secreto: Que aunque los deseos no se cumplan tengáis siempre una gran sonrisa preparada para los momentos más bajos.


    1. Tostar la harina  en una sartén hasta que se dore ligeramente. Dejar enfriar
    2. En un bol echamos el azúcar , la harina, la manteca. Amasamos.
    3. Partimos la masa en dos.
    4. Amasamos una mitad con la ralladura de limón
    5. Amasamos la otra mitad con la cucharada de canela.
    6. Extendemos la masa dejando un grosor de 1.5-2 cm de ancho
    7. Cortamos con el cortapastas elegido.
    8. Precalentamos el horno a 200º
    9. Poner los mantecados sobre la bandeja del horno y untar de huevo batido.
    10. Metemos en el horno durante 20 minutos o hasta que se doren.
    11. Dejar enfriar 
    12. Envolver y regalar! (Alguno que se quede en casa por supuesto):)






    Dedicado a mi madre y a mi abuela, por todo lo que me han dado y enseñado. Dedicado a mi Gordito por apoyarme en todo con lo que me ilusiono y ser tan agradecido con cada receta que hago. Os quiero

    LinkWithin

    Related Posts with Thumbnails
    Blogging tips