miércoles, 12 de julio de 2017

Flash. ¿Quién dijo que el Amor no se puede congelar?



Venga hombre!!!
Yo, que estaba viviendo feliz un perfecto verano de fresquito mañanero, de noches con sábana hasta el pecho y de pequeños riachuelos por las calles de mi pueblo.... Ya estás aquí otra vez dichoso calor!!
Si, soy consciente de que es lo que toca, que además me viene bien una semanita de estas para poder disfrutar de la playa y que para que mi pequeño koala pueda saborear este tipo de polo debe hacer calor, muuucho calor pero, si por mi fuera.... Otoño todo el año!!!



"A" tiene un gusto muy parecido al mio en el tema de la comida. No le gustan las chucherías, ni tartas y ni siquiera el chocolate (en eso diferimos). Le gusta lo saladete, merienda salchichón a palo seco con una pieza de obligada fruta. Prefiere un plato de paella a uno de macarrones y un filete de pescado ante un huevo frito que, por cierto, odia.
Pero este verano ha encontrado algo que le chifla y es cualquier helado de hielo, según sus palabras, FRESA ROSAPINK!

Así que buscando por la red encontré ricas recetas que, aunque llevan azúcar, puedo hacer de forma más natural de lo que me puedo encontrar en la calle, y así también de esta manera está tomando de alguna forma fruta. 

Pero, lo que más me gusta de este tipo de recetas es toooodo el amor que se invierte en ellas. 
Mamás y papás que se buscan la vida para hacer que sus hijos coman diferente, que aprovechan el poco tiempo del que a veces disponen para alegrar los minutos compartidos con sus hijos. Mamás y papás que saben lo importante que son los pequeños detalles...



Sencillos, ricos y fresquitos! ¿Quién dijo que le amor no se puede congelar?


  • Misma cantidad de fruta que de sirope simple.

Por tanto:

Sabor fresa.
  • 150 gr fresas sin pedúnculo
  • 150 ml sirope simple
  • zumo de medio limón
Sabor limón:
  • 150 ml zumo de limón
  • 150 ml sirope simple (probad antes de rellenar por si fuera muy ácido)
Sabor Naranja:
  • 150 ml zumo de naranja
  • 150 ml sirope simple
  • zumo de medio limón.
Sirope simple:
  • 500 ml agua
  • 500gr azúcar
  • Piel de naranja
  • Piel de limón

  1. Comenzamos haciendo el sirope simple. En una cazuela echamos el agua y el azúcar, movemos y ponemos al fuego. Cuando empiece a hervir bajamos el fuego a la mitad y dejamos 3 minutos. 
  2. Repartimos en tres botes. En uno de ellos echaremos la piel de limón, en otro la de naranja y en el tercero nada. Dejamos enfriar completamente (mejor de un día para otro)
  3. En una batidora batimos las fresas. Si queréis podéis colar para quitar las pepitas. Mezclamos con el sirope simple (no aromatizado) y echamos en los plásticos con ayuda de un embudo.
  4. Hacemos el zumo de limón, mezclamos con el sirope que tenía la piel de limón (la quitamos antes) y rellenamos los plásticos con el embudo.
  5. Repetimos la operación con el zumo de naranja.
  6. Metemos en el congelador. Esperamos a que estén bien congelados y a disfrutad!





Los plásticos para el flash los he comptrado en Amazon.es. La verdad es que si no tenéis cuenta Premium sale más caro el envío que los moldes...
Podéis usar moldes de polo normales, son más fáciles de conseguir y de rehusar.
Si queréis usar otra fruta ya sabéis los porcentajes, aunque podéis hacerlo más o menos dulce según vuestro propio gusto.



miércoles, 7 de diciembre de 2016

Carrilleras en salsa y lo que provoca la falta de tiempo



Si María... Te estás quedando muy atrás amiga... La falta de práctica se nota y la escasez de tiempo te ha dejado sin nada de inspiración para tus estilismos culinarios que, aunque no fueran la caña, no estaban del todo mal y querida, siendo tu nivel de autoexigencia tan alto en todos los aspectos de tu vida... De verdad que vas a publicar esto!???

cri cri cri...

Me quedo sin tiempo. Los días se escapan y en la noche, exhausta, no recuerdo si quiera si me he mirado al espejo mientras me lavaba los dientes. 
Ese tiempo que yo exprimo con bastante fuerza me permite hacer casi de todo y me deja sin segundos para disfrutar de dos cosas que me resultan altamente placenteras: cocinar y fotografiar. 
Mi paseo por los blogs se ha convertido en una vista rápida en Facebook. Las recetas que, en otra ocasión, me hubiera enviado por correo  para una futuras comidas, se han reducido a cero.
Y las novedades que en casa puedo realizar... Sota, Caballo, Rey.

Pero cuando una mañana se me da bien, mientras  hacía espaguetti boloñesa, salchichas al vino, crema de calabacín, aderezar la carne para albóndigas... he podido hacer estas carrilleras que ya hacía tiempo (ese que se va y no vuelve) tenía pensado.

Y fíjate que , aunque la fotografía no sea gran cosa, aunque la receta esté más que vista, y aunque mi atrezzo se quede obsoleto, me  he atrevido a publicarlo y así obligarme, en el poco tiempo disponible, a hacer más y mejor.😏































Creo que esta receta está muy bien para una comida familiar, y ahora estamos en fecha de eso.
Es fácil y económica y sobre todo se puede dejar hecha un día antes y su sabor será mejor si se puede!!
Tiene una salsa para darnos el gusto de mojar un buen pan y no sentirnos culpables al limpiar el plato con éste.
Las has probado ya???
Te animo!!!


Para 2 personas o para cuatro con un acompañamiento de patata asada(por ejemplo)
  • 4 carrilleras limpias (1/2 kg aprox. total)
  • Harina , sal y pimienta
  • 1 cebolla mediana
  • 2 dientes de ajo
  • 2 zanahorias medianas
  • 1 cucharadita de tomate concentrado
  • 100 ml vino blanco
  • 500-700 ml agua
  • 1 pastilla caldo de carne
  • 1 Hoja de laurel
Ingrediente secreto: Tiempo, no para cocinarlo, más bien para disfrutarlo lentamente con las personas que te hacen sonreír!
  1. Las carrilleras tienen que estar limpias, sin exceso de grasa.
  2. Salpimentamos y enharinamos dando golpes para quitar el exceso de harina.
  3. En la olla donde vayáis a hacerlo echamos aceite de oliva y cuando esté bien caliente echamos las carrilleras. 
  4. Doramos por ambos lados, sacamos y reservamos.
  5. En ese mismo aceite (si es mucho retirar un poco) echamos la cebolla picada, la zanahoria en láminas y los dientes de ajo.
  6. Pochamos.
  7. Añadimos la cucharada de tomate y el vino blanco.
  8. A continuación incorporamos las carrilleras y sofreímos.
  9. Agregamos el agua, la pastilla de carne y la hoja de laurel.
  10. Cerramos la olla. Si es olla rápida estará durante 40-50 min a fuego suave, si es en olla tradicional hasta casi 2 horas comprobando el líquido y la dureza de la carne.
  11. Sacamos las carrilleras y pasamos la salsa por la batidora.
  12. Dejamos 10 min más al fuego y retiramos.
  13. En este punto tenéis dos opciones, la primera es comenzar a comer y la segunda dejar que se enfríe, guardarlo en la nevera y sacarlo en la reunión familiar.
  14. Decide tu!
  15. >/div>

lunes, 9 de mayo de 2016

Bizcocho cebra, reapertura del blog... por cuánto tiempo????


bizcocho cebra cocinando espero



Ser madre de una medio-bebé y querer seguir haciendo todo lo que hacías antes es, en muchos casos, incompatible, aún más, si la amada medio-bebé es más nerviosa que la madre (que ya era complicado) Pero,  aquí estoy!!! No sé si me quedaré un rato largo o simplemente he traído el bizcocho para el café y me volveré a casa...

Si alguna vez has entrado al blog en busca de recetas dulces te has tenido que dar cuenta que soy poco de complicarme la vida principalmente por dos motivos. El primero es que la mayoría de postres, tartas y bizcochos varios no me llaman, tú dame un bocata de bacon con salchichas bratwurst, salsa mostaza y cebolla frita y te darás cuenta de la diferencia. El segundo motivo es la pereza que me dan las grandes elaboraciones reposteras, mañanas enteras en la cocina para luego ni siquiera comerme lo que hago ya que, vuelvo a repetir, no me suelen llamar la atención.


bizcocho cebra cocinando espero

Pero llega un día que en el que me siento liiiiibreeeeee, que mi cominito no está detrás de mi, ni delante ni al lado, está con su Santa abuela! (que ya era hora) y, en vez de tirarme en el sofá a la bartola, decido buscar una receta de bizcocho más bien normalita pero con un poquito más de "dificultad" y así poder sentir que vuelvo a las andadas, hacerle una foto y esas cosas de "foodbloguer";)

Pero claro, después de tanto tiempo sin darle al blog,  mi despensa se ha llenado de productos de primera necesidad y es complicado en domingo, nueve de la mañana, buscar algún sitio abierto que disponga de rimbombantes ingredientes para mi receta de REAPERTURA! 
Así que decidí, mejor dicho, mis ingredientes me obligaron a hacer este bizcocho, manido para el resto de los mortales pero la primera vez para la "muá"!

Si por alguna remota casualidad nunca lo has hecho te animo a que lo pruebes. Eso si....trabajo de chinos (con todo mi respeto hacia ellos) el cual me tuvo casi toda la mañana en la cocina y al final para comerme solo un trozo!!! Si te digo yo... lo mio es lo salao!!!


bizcocho cebra cocinando espero


  • 250 ml. de leche a temperatura ambiente
  • 250 ml. de aceite de girasol (lo hice con aceite de oliva....la despensaaaaa)
  • 250 grs. de azúcar
  • 4 huevos tamaño grandes (temperatura ambiente)
  • 300 grs. de harina de repostería
  • 1/2 sobre de levadura royal
  • 1 pelin de sal
  • 1 cucharada de esencia de vainilla
  • 2 cucharadas grandes de cacao en polvo


Ingrediente secreto: Intentar, dentro de nuestras posibilidades, seguir haciendo lo que nos llena y nos hace feliz 


  1. En un recipiente batimos los huevos y el azúcar hasta convertirlo en una masa clara y cremosa.
  2. A continuación añadimos la leche, el aceite y la vainilla y seguimos batiendo hasta que quede  todo bien mezclado.
  3. Agregamos el harina , la levadura y la sal. Batimos
  4. En dos moldes dividimos la masa resultante y en una de éstas echamos las cucharadas de cacao.
  5. Engrasamos un molde redondo de unos 21 cm de diámetro.
  6. Ahora viene el trabajo de "chinos"
  7. En en centro de la masa vamos a ir alternando una cucharada de la masa blanca y a continuación otra de cacao encima. Siempre en el centro ya que esto hará que la masa de arriba vaya empujando la masa de abajo y se irá rellenando el molde poco a poco y con paciencia.
  8. Precalentamos el horno a 180º e introducimos el bizcocho durante unos 45-50 minutos.
  9. Desmoldar y enfriar sobre una rejilla.
  10. Hazte un bocadillo si eres de las mías y si no...cómete un buen trozo, está realmente bueno y eso que a mi....ya sabes

bizcocho cebra cocinando espero


Dedicado a mi madre y a mi abuela, por todo lo que me han dado y enseñado. Dedicado a mi Gordito por apoyarme en todo con lo que me ilusiono y ser tan agradecido con cada receta que hago. Os quiero

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails
Blogging tips