jueves, 29 de octubre de 2009

ALITAS DE POLLO AL AJILLO ( receta de mi madre)




Tu voz en mi recuerdo para siempre.
A mi madre.


Para escuchar mientras lees : Me gustas mucho (Rocío Durcal)


A mi madre le apasiona cantar. Recuerdo su voz invadiendo la casa de la calle Rayo, con canciones de Rocío Durcal, Isabel Pantoja, Rocío Jurado...

Hubo una vez que mi madre a causa de unos pequeños nódulos en la garganta se quedó, casi,  sin poder hablar. Cuando fue al médico éste le preguntó: "¿Usted se dedica a cantar?" Y mi madre respondió: "No me dedico a ello, pero me gusta". La recomendación del doctor fue algo tan amable como: "Pues no cante". Tan sencillo como eso para no volver a tener problemas con sus cuerdas vocales. Pero ella lo siguió haciendo, quizá no tan a menudo, y gracias a eso recuerdo sábados y domingos de mi infancia llenos hasta el borde de  su voz.

(Mi madre)

Una de las primeras recetas que me atreví a hacer , cuando hace años me picó el gusanillo de cocinar , fue ésta que a continuación os escribo. Me la enseñó mi madre , como tantas otras. Es muy sencilla, pero realmente sabrosa.

Al igual que como con ciertos olores recuerdas lugares, personas o  cosas, con los sabores me ocurre lo mismo, y este me recuerda a Torrejón de la Calzada, por la noches después de venir de la  escuela de teatro, Francisco, mamá y yo en el  cuarto de estar  rechupeteándonos los dedos (cada uno los suyos jeje)



Dificultad: Mínima
Tiempo: 1 hora aprox.
Personas: 2

  • 3-4 alitas enteras por persona ( tened en cuenta que al estar guisadas empachan más que fritas)
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cucharadita pan rallado
  • Vino Blanco
  • Caldo de Pollo
  • Agua
  • Aceite, Sal y pimienta


Ingrediente secreto: La vigilancia del maestro, para que su alumno no se queme las manos.

Ingrediente esencial: Tener un lugar donde atracar. La madre siempre es el puerto más seguro.

  1. Cortamos las alitas por la mitad. Salpimentamos
  2. En una sartén honda ponemos aceite a calentar y doramos las alitas (cuidado salta demasiado tened a mano una tapadera)
  3. Cuando estén doradas laminamos los dos dientes de ajo. Retiramos parte del aceite de la sartén dejando sólo la cantidad que cubra ligeramente todo el fondo de ésta.
  4. Doramos el ajo. 
  5. Echamos el pan rayado y movemos. Bajamos el fuego a la mitad.
  6. Echar 1/2 vaso de vino blanco, dejar reducir unos tres minutos. A continuación agregar 1/2 vaso de caldo de pollo o 1/2 pastilla.
  7. Movemos y agregamos 1/2 vaso de agua. 
  8. Tapamos y dejamos una 1/2 hora a fuego medio hasta que la salsa se reduzca y quede un poco espesa.
AVISO IMPORTANTE: 

Tener unas cuantas servilletas a mano y un buen trozo de pan para mojar!



2 comentarios :

  1. Buenas Maria.
    Ultimamente he estado de vacatas y no he pasado mucho delante del ordenador con lo que no he podido seguir tu pagina.
    Al verla me he llevado una gratisima sorpresa. Me ha entrado un hambre de la hostia y eso que acabo de comer. Encima para colmo esta semana voy a dormir en hotel y no voy a poder cocinar. Eso si, el fin de semana hago las alitas, las fajitas y las albondigas. (por cierto, almondiga esta aceptado por la RAE).
    En cuanto las haga te cuento y felicidades, esta mejor tu pagina que cualquiera de los links que has puesto.
    Soy Iñaki, el apañero de tu gordo.

    ResponderEliminar
  2. Muchísimas gracias Iñaki. Me alegro que te haya entrado hambre, ya que para mi eso es muy buena señal. Espero que te salga todo muy rico. Gracias de verdad

    ResponderEliminar

Después de haberte echado la charla...no te apetece hacer lo mismo?
No dudes en decir lo que se te pase por la cabeza.
Aquí estaré!

Dedicado a mi madre y a mi abuela, por todo lo que me han dado y enseñado. Dedicado a mi Gordito por apoyarme en todo con lo que me ilusiono y ser tan agradecido con cada receta que hago. Os quiero

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails
Blogging tips